Conforme nos adentramos en la era digital, muchas empresas están apostando por los canales digitales para anticiparse a las necesidades de sus clientes potenciales y de esta manera, aumentar sus ventas. Por ello, resulta fundamental que las empresas estén preparadas para enfrentar los nuevos desafíos del futuro creando un acercamiento mucho más personalizado con este “nuevo consumidor”.

Dada esta explicación, podemos señalar que estamos ante una transformación digital de los negocios donde se plantea la necesidad de entregar al cliente una experiencia de compra única e integral a través una estrategia omnicanal.

Para cumplir con esta promesa es muy importante conocer a este nuevo consumidor que se le denomina crossumer o consumidor 3.0, cada día más conectado, informado y más inteligente pero que se caracteriza por ser escéptico y difícilmente manipulable: busca contenidos relevantes, interacciona con ellos, opina e influye sobre otros usuarios haciendo uso de distintas plataformas sociales.

El reciente informe publicado por Forrester Research, pone de manifiesto que hoy en día el 60% de los consumidores que se vinculan con una determinada empresa lo hacen a través de múltiples canales: correo electrónico, sitio web, teléfono móvil, redes sociales, etc.

Mejor manejo de la experiencia del consumidor

Las aplicaciones electrónicas y omnicanal deben estar siempre operativas: las empresas necesitan plataformas ágiles y potentes que mejoren la experiencia del usuario sin que ello implique un alza en los costes de mantenimiento. Estos aspectos sólo serán valorados por aquellas empresas que sean capaces de reconstruir su infraestructura tecnológica y de implementar las estrategias adecuadas.

Sin lugar a dudas, la tecnología ha ayudado a que se construya ese nuevo consumidor que sabe firmemente qué rol cumple en esta era digital y que obliga a los negocios a redefinir su verdadero enfoque centrado en el conocimiento de este nuevo consumidor.

Finalmente, cuando una empresa  sea capaz de integrar todos los canales y ofrecer un esquema omnicanal efectivo, podrá llegar a más clientes con propuestas fundamentadas en el conocimiento real de sus gustos y preferencias; logrando así la ansiada compra recurrente y fidelización.