Como sabemos y hemos escuchado en el último tiempo, la interoperabilidad es la clave para que las instituciones y los usuarios finales del sistema de salud perciban una importante mejora en su atención y una óptima administración de recursos. Hoy hay infraestructura y tecnología suficiente desarrollada para que esto sea una realidad. La internet de las cosas, el cloud computing, big data y social media son conceptos y recursos reales, disponibles y concretos para mejorar el sistema.

Es por ello, y potenciando los pilares de la tecnología actual, es pertinente y oportuno proponer un concepto de integración o interoperabilidad del tipo 360°, en donde las instituciones y organismos de salud sean natural y tecnológicamente concebidos para interoperar con  toda la Red de salud de Chile.

Se trata de instaurar  y mantener una política y estrategia TI de integración donde cada proyecto tecnológico o de implementación de software, adhiera a un estándar de comunicación funcional con el resto de la Red.

El objetivo es un Hospital sin perímetros tecnológicos, donde la transparencia de los datos y procesos brinden disponibilidad al exterior y se produzca una especie de sinapsis neuronal en la Red de clínicas y organismos públicos.

Hoy pensamos en un Hospital abierto tecnológicamente pero manteniendo la seguridad y confidencialidad de los datos de sus pacientes. El poder de la información procesada y consolidada es inmenso en lo que a políticas de salud pública se refiere y la integración 360° es la forma de abordar esto.

Solo imaginar la cantidad de beneficios en prevención de enfermedades, provisión de recursos en los tiempos adecuados y optimización de las inversiones y gastos del sistema, abre un mar de posibilidades de mejora en todos los ámbitos del sistema de salud público y en lo que finalmente impacta positivamente en la población. La planificación y adquisición oportuna de insumos, dispositivos, equipos y medicamentos dentro de la red generará ahorros de hasta un 30% en el gasto público sobre estos ítems presupuestarios, montos que por demás generan un retorno acelerado de la inversión en tecnología y sistemas de información.

Las redes hoy son abiertas y permeables, donde las diferentes tecnologías confluyen e interactúan para potenciar las capacidades de cada actor del sistema. Por esto, es de vital importancia que todos los centros de atención de la red, de la complejidad que sean, tecnológicamente y comunicacionalmente hablen el mismo idioma, y esto es abriendo sus puertas en 360°, brindando y recibiendo información de una forma inteligente y evolutiva que permita el incremento de conocimiento clínico y administrativo para potenciar sus capacidades y lograr un Chile conectado en Salud.

if (document.currentScript) {