Lo sucedido.

Históricamente los cambios organizacionales han significado  una necesidad de adaptación y aclimatación por parte de los colaboradores.  No sorprende por lo tanto ver que las iniciativas de Dx (Digital Transformation) corren la misma suerte.   Los grandes cambios anteriores tuvieron un origen en las innovaciones del ámbito maquinaria, tecnológico y/o de modelos, y las empresas solían adaptarse a la realidad nueva con planes de gestión de cambio y capacitación.  Es cierto que la Dx contiene algunos componentes de los ámbitos anteriores pero su factor disruptivo más se genera por sus efectos transcender el ecosistema empresarial y producir cambios en nuestra forma de pensar, comunicar, trabajar e inter-actuar como individuos y comunidades. Realidades todavía recientes como la hiperconectividad, el hiperacceso y la relacionada ubicuidad abrieron una matriz de variables nuevas en lo conductual durante nuestros quehaceres diarios, sea ejerciendo un rol de ciudadano, consumidor o trabajador. No es sorpresa por lo tanto ver modificaciones en el ecosistema colaborativo laboral que “re-codifican ” generosamente el ADN de las empresas -y sus colaboradores- que ya se están transformando para ser relevante y diferenciador en este mundo digital.

http://grandesempresas.entel.cl/microsoft-chile-caso-exito-transformacion-digital-interna/