Actualmente, en entornos presenciales tradicionales del sector educativo y empresarial, los profesores/tutores conocen en tiempo real quién pone atención a la clase, quién participa y quién se ve motivado por el contenido brindado. Eso resultaba difícil años atrás en ambientes virtuales, sin embargo, hoy en día gracias a la integración de la analítica de datos en el aprendizaje e-Learning existen varios indicadores que permiten conocer la interacción, actividad y participación de los alumnos y colaboradores.

Para tales fines, las instituciones están en constante búsqueda de un aliado tecnológico que los apoye con una consultoría robusta para poner en marcha sus estrategias virtuales que puedan perdurar en el tiempo y que técnicamente ayuden en la creación y continuo desarrollo de sus universidades corporativas o nuevas líneas de enseñanza virtual.

Además, en el caso de las empresas que ya apostaron por el aprendizaje en línea (ya sea por tratar de cumplir con los cursos regulatorios del Estado, mejorar las habilidades de sus colaboradores en temas blandos, procesos propios del core business, o en inducciones general y al puesto), necesitan avanzar con el proceso de fortalecimiento del e-Learning, que les permita no solo obtener data y rastreo que proporciona el LMS (Learning Management System) sino además, herramientas potentes e integradas para predecir los niveles de participación, actividad y compromiso, así como poder sugerir las notas finales de los usuarios.

Resulta importante resaltar que el uso de la tecnología para el fortalecimiento de estrategias educativas es consistente en cuanto se brinde un acompañamiento continuo y no se centre solamente en la compra o adquisición de un LMS.

Por ello, entre las diversas herramientas disponibles podríamos encontrar la propuesta de Moodlerooms, centrada en la analítica de X-Ray. Esta plataforma contiene una tecnología de análisis predictivo, que proporciona una visión profunda sobre el comportamiento pasado y brinda (basado en la estadística) predicciones de comportamientos futuros probables e identifica los usuarios en situación de riesgo a través de múltiples medidas, y analiza el uso de la lingüística cuantitativa. Se estudia a profundidad el lenguaje utilizado, permitiendo a los evaluadores tomar medidas para replantear sus estrategias pedagógicas y así aumentar el éxito académico.

Finalmente, para que una institución educativa y corporativa pueda destacar frente a la competencia es vital contar con herramientas virtuales de aprendizaje que se integren a más servicios, que la complementan para hacerla más robusta y de esta manera lograrán mejorar sus prácticas de capacitación, motivar oportunamente la participación de los usuarios y que esto se traduzca en éxito para la institución.